Diego era como un solterón del bautizo, hasta ese día, que por fin lo bautizamos.

Así qué empecé con la complicación de como diantres iba a llevar vestido Diego. Mi nana peruana de domingo me recomendó que OBVIO que lo tenía que llevar vestido entero de blanco, tipo angelito. Después le pedí opinión a Manuel, mi mejor amigo y futuro padrino de Diego. Me dijo que cómo se me ocurría llevarlo de blanco!! Que era igual de rasca que sí yo le empezaba a decir compadre a él. Total que opté por comprarle unos elegantes pantalones crema pitillos y una camisa celestita en H&M. como le habíamos cortado el pelo, se veía de los más ordenadito.

Llegamos y después de esperar una media hora a que se desocupara la capilla, mientras Diego daba vueltas (corriendo y agarrando TODO) por la feria navideña del Colegio San Ignacio, que es donde ocurriría el bautizo. Yo me dedicaba a mirar las pintas de nuestros invitados. Había de todos los espectros, desde mi mamá vestida tipo madrina de matrimonio, bien elegante. hasta mi cuñada de blue jean, pasando por la tía favorita de Diego, en un traje rojo furioso, con labios ídem. Después estaba yo. Siempre me cuesta mucho entender que ropa es la que hay que llevar según la ocasión, así que que me había puesto vestido de algodón con florecitas a media pierna, que me quedaba tipo carpa de grande y con zapatos tipo pin up, que dentro de lo que tenía, que eran unas alpargatas negras, y unas croc del Jumbo, era lo que más le pegaba.

Cuando avisaron que ya estaba lista la Capilla fui a buscar a Diego que estaba adentro de una casita de juguete que había al centro de la feria.

Entramos a la capilla -yo estaba muy nerviosa – .El cura junto con ver a Diego nos dice – bueno, al parecer vamos a hacer este bautizo abreviado. Abreviado, porque Diego ni loco aguantaba más de 20 min. ahí dentro en la misa. Entonces empezamos con el rezo y el padre nuestro, etc. Diego ya  intuía que algo que ver con él tenía todo esto. Para que no se pudiera a hacer leseras le dije – Diego, te van a hacer una magia, y ahí le parecía regio y se quedaba tranquilo algunos minutos, y yo dale con que “Diego, te van a hacer una magia” y le cerraba un ojo y Nico que me miraba con cara de WTF!

Después Caí en cuenta de que no había sido muy buena idea lo de decirle a Diego sobre la magia delante del cura , porque iglesia católica+magia no era compatible.

Bueno ese fue el día en que Diego dejó su soltería de bautizo.

Con el cariño de siempre y antes de entregarles esta receta, se despide su servidora de siempre,
LadyEspe.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

RECETA DE ENCURTIDO DE PEPINO ALASKA

Ingredientes:

Pepino Alaska (en en Jumbo venden) (no sirve otro pepino), con cascara, cortado en rodajas semi delgadas, de medio de aprox. 1/2 centímetro.
La cantidad necesaria para llenar un frasco de vidrio grande. NOTA: le pueden agregar ají en rodajas y/o cebolla “pluma”

1 cucharada de semillas de mostaza, 1 cucharadita de granos de pimienta negra enteros, 1 1/4 tazas de vinagre de manzana, 3/4 taza de agua, 1/4 taza de azúcar granulada, si les gustan agridulces ponerle más azúcar, hasta 1/2 taza extra, 2 cucharadas de sal gruesa, 1 hoja de laurel.

Preparación

Poner los pepinos en rodajas en un frasco de vidrio
1. Tostar primero las semillas de mostaza junto a la pimienta, en una olla pequeña a fuego medio, durante dos minutos.
2. Añadir el resto de los ingredientes y revolver hasta que se disuelvan la sal y el azúcar.
3. Apenas rompa el hervor, retirar del fuego.
4. Verter de inmediato el líquido en el frascos, donde ya se habrán ubicado los pepinos cortados en rodajas.
5. Dejar enfriar a temperatura ambiente, aproximadamente durante una hora.
6. Luego, tapar el frasco y agitar para distribuir las especias de modo uniforme. 
6. Guardar en el refrigerador por lo menos un día antes de consumir, pero la verdad es que ya al día siguiente están muy ricos.

 

PD: coméntenme algo, que si no me da el pánico escénico y no escribo más mi blog.