Hoy me levante temprano, porque tenía el matrimonio de mi querida amiga Magda.

Cómo les conté en mi post anterior, me cuesta entender el “dress code”, es decir qué tenida se debe llevar para cada ocasión, llámese bautizo, matrimonio, velorio, ETC. esto, sumado a mi poca capacidad organizativa hace que las horas previas a salir rumbo al evento, sean caóticas y plenas de inseguridades.

Ese día partí por probarme una tenida de vestido bien corto, combinado con taco bien alto, estilo callejera. OBVIO sabiendo en el fondo que NO voy a ir vestida así (aunque si lo he hecho y ha sido una pésima idea). Luego de eso, entré en un estado de sensatez (estado entre sensato y falto de ropa, la verdad) y me cambié el vestido por uno mas suelto y cómodo, mi vestido de algodón con florecitas a media pierna, ancho, tipo carpa. (si, el del post anterior, el del bautizo). Todo estaba bien y empezaba a pasarme la depiladora (que cuando uno tiene hijo chico y anda todo el día cansada, se pasa sólo en ocasiones especiales) y tate que me acuerdo que noooo, porque en la invitación algo se hablaba del “dress code”, a está altura no me acordaba si decía, Casual Chic, Hippie Chic o Hippie Kitsch, total que abrí la invitación y la cosa era Casual Chic.

Lo único que se me vino a la cabeza al leer Casual Chic, era a Manuel (mi mejor amigo), contándome de su viaje a Suiza, y de como la gente se vestía tan bien y había “cultura de playa”, entonces yo me imaginada a hombres de tenida blanca, bronceados, jóvenes y con sombrero de paja (de esos blancos tejidos, que se usan ahora). La lata que es nunca me habia puesto a pensar en como sería la versión Casual Chic de las mujeres. Pensé que entre tener y no tener brillo el estilo Casual Chic OBVIO que tenía que tener brillo y me puse lo único que tenía, que era un vestido de flores como medio de seda entre normal y corto. Ya estábamos avanzando pensé… pero algo me faltaba, claro, un matrimonio ameritaba todo lo que es la Alhaja así que me puse un collar de pelotitas verdes, tipo cuarzo que combinaba bien poco la verdad.. pero algo era algo…

Partí entonces bien contenta con mi mejor versión de Casual Chic al matri que era en el Cajón del Maipo.

El matrimonio estuvo FABULOSO en todos y cada uno de los sentidos…
mis cariños a Magda, Pablo, Valentín y por supuesto a nuestro esperado Cecilio!

Con mucho cariño, y muy cordialmente, me despido.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Receta de los más Maravillosos Brownies de la historia de la humanidad

Nota del autor (yo):

Esta es, sin la menor exageración la receta de Brownies más fabulosa, rica, maravillosa y fenomenal, además de fácil  que he probado en mi vida.  Van los Créditos para Myriam Jeria. Dedicada a Paloma Balcells.

Ingredientes:

  • 230 grs. de mantequilla
  • 1 taza de cacao amargo en polvo (Copacabana, Gourmet, por ejemplo)
  • 2 tazas de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 taza de harina s/polvos
  • 1 cdta de vainilla.

    PREPARACIÓN:
    Precalentar el horno a temperatura media.
    Derretir la mantequilla a fuego bajo. Una vez que se derrite sacar del fuego y agregas el cacao con batidor.

    Luego traspasar a un bowl, agregar el azúcar y siguir batiéndo.
    Agregar los huevos uno a uno, el harina y la vainilla.
    Opcionalmente le pueden agregar 1/2 taza de nueces.
    Disponer en un pyrex de 20×30 cm aproximados.

    HORNO:
    Poner al horno medio por 20/min aproximadamente. No debe quedar como queque. Al sacarlo da la impresión de que está crudo, pero así es como debe ser. Si se les pasa y les queda como queque, se comen el queque y lo hacen de nuevo, hasta que les resulte. Para los que tengan tiempo y sean ridículamente fan de los Brownies, acá les dejo este link de su historia.
    TIP: así como es la foto deben quedar, tal cual.

    Me cuentan que tal y sobre todo mi amiga Paloma Balcells que es fan de los Brownies.

Cariños, aprovechen de comer cosas ricas, ahora que es casi invierno.

MUAKS!!!