La otra vez con mis amigas teníamos una junta nocturna-carrete-de-mamis. Me fui en Uber y al bajar va él tipo, (que era colombiano y papacito) y me dice “que pase buena noche muñeca”. Antes, unos 10 años atrás me hubiera indignado con el Uber y con su piropo tropical, pero ahora  pasados los 40 (poco pasados, esos si) en vez de ofenderme, me quedé feliz, sientiéndome la más mamacita de todas las señoras de las 4 décadas.

Total que llegué y me encontré con la Claudia que está super mina y flaca y me da harta envidia y le dí un abrazo de esos emocionados de amiga.
-Ay weona que estai mina!!! que rico verte, que rico que nos pudimos juntar. Y uno llama a la Pame por el celular para que le venga a abrir. Y la Pame que siempre está esperando desde súper temprano que lleguemos porque pucha que no puede salir casi nunca pq tiene hijo chico, nos mira con los ojos iluminados de la felicidad y nos invita a pasar.

Yo ese día no había tenido tiempo para comprar nada, así que no llegué con mi pisco sour ni mi vodka de rigor, si no que solamente con algo dulce para el postre. La Pame tenia, como siempre, puras cosas ricas; la hermana que es Chef famosa le había hecho unos Humus que en realidad eran 3 “humus de tres colores”; uno normal, otro de betarraga y otro de cilantro creo que era. Ese día comimos además una pizza con mozzarella de búfala y masa hecha con masa madre… super ululá (leas con tono francés) todo. La Claudia que puede comer súper pocas cosas porque está en su dieta libre de casi todo llevó una bolsa de nachos más pitucos, marca Tika que todas le bolseamos le ayudamos a comer 

Yo ya estaba con un sentimiento de happy hour nivel DIOS y quería demasiado compartir con mis amigas tomándonos una copa tomarme un copete, pero no había nada más que vino, que no me gusta tanto, asique se me ocurrio ponerle unos hielos choros en forma de palito que tenía la Pame y me quedó como vino italiano (que le ponente hielo (creo)) después me tome un trago “espumante de berris” que habìa traído la Jen y despues casi me tomé un trago marca Cinzano que habia traído la Dani que su marido se había ganado no se donde y que según todas no lo abrieramos porque era muy especial caro

Para rematar nos sacamos nuestra selfie de rigor (con el brazo de la Carla) (que aun aguanta el estiramiento) Y lo mandamos a nuestro chat, para acordarnos siempre de lo mamacitas que somos y lo mucho que nos queremos.

…………………….

PD: Ese día no fue la Miry porque se quedó regaloneando con la Gloria estaba con mucho dolor de espalda.

PD2: Les juro-juro-juro que pronto me pongo las pilas con las recetas que le faltan a mis últimos post.